Web Analytics Made Easy -
StatCounter

¿La píldora causa infertilidad? Sí y no

posted on March 11, 2017 by Gerard Migeon, Founder & CEO Gerard Migeon

Digamos que tienes 33 años y te casaste el año anterior. En los últimos diez años, has estado usando una variedad de métodos anticonceptivos hormonales; y ahora tú y tu esposo están planeando iniciar una familia. Dejas la píldora, esperanzada y un poco ansiosa, pues sabes que el tiempo está en tu contra. Tratas por ocho meses y nada ocurre.

anticonceptivos hormonales, basado en el conocimiento de la fertilidad, MBCF, natural family planning, nfp, La píldora, infertilidad, infertility, the pill, método de planificación natural, nfp natural family planning, fertility awareness based method, fabm

Empiezas a preocuparte y hablas con tu médico acerca de ponerte en tratamiento con clomifeno, una droga para estimular la ovulación. Lo que no sabes es que esta droga en realidad baja tus probabilidades de concebir. Unos meses después, tienes tu primera cita en la clínica de fertilidad, en la cual hablan de inseminación artificial (IUI, por sus siglas en inglés) y fertilización in-vitro (FIV), y te mentalizas para varios meses de tratamiento y miles de dólares en facturas médicas.

Pero ¿podrían toda esa ansiedad, esas visitas al doctor y esas intervenciones ser totalmente innecesarias?

La píldora puede que no cause infertilidad a largo plazo después de que se descontinúa su uso, pero puede retrasar la fertilidad hasta por un año. El retraso es causado por el impacto de la píldora en la producción de fluido cervical, un componente esencial para la concepción. El retraso puede ser grave, puesto que las mujeres en la actualidad tienden a iniciar una familia mucho más tarde en la vida que hace décadas, y puede llevarlas a someterse a tratamientos para la fertilidad innecesarios.

Se necesitan tres para quedar embarazada

A todos se nos enseña, en biología en el colegio o en educación sexual, que es necesario un espermatozoide y un óvulo para que el embarazo ocurra. Lo que a menudo se deja fuera de esta ecuación es el fluido cervical, conocido también como moco cervical.

Para que un espermatozoide sobreviva más de unas pocas horas en la vagina, y que luego tenga las reservas de energía para viajar a través del útero y de ahí hasta las trompas de falopio, y para que pueda (si es el caso) esperar hasta que el óvulo llegue, se necesita una buena calidad de fluido cervical.

El fluido cervical es secretado por el cérvix; este cambia de aspecto y de propiedades conforme la ovulación se aproxima. Al momento de la ovulación, se vuelve elástico, casi como las claras de huevo crudo, y permite que el esperma atraviese el cérvix y entre en el útero. Antes y después de la ovulación, el fluido es denso y detiene el acceso al útero, un mecanismo fantástico para proteger el vientre de una infección. También previene de manera natural la fertilización durante la mayor parte del ciclo.

Sin suficiente moco de buena calidad, no hay bebé.

La manera en que anticonceptivos hormonales funcionan para evitar el embarazo

Los anticonceptivos hormonales, como generalmente se documenta en literatura científica, no funcionan solamente suprimiendo la ovulación. Otro mecanismo es el efecto en la producción de moco, volviéndolo más denso, de manera constante durante todo el ciclo, lo que proporciona una barrera en caso de que la ovulación siempre ocurriera (cosa que no ocurre).

¿Cómo funciona? Generalmente, el cérvix sigue las órdenes que recibe de las hormonas. Con el uso de anticonceptivos, las hormonas sintéticas toman control sobre las naturales y hacen que el cérvix funcione de una manera no-natural para que produzca ese tipo de moco no-fértil de manera continua.

Hasta aquí, todo va bien. ¿Qué hay de malo en tener un barrera secundaria para evitar que el embarazo ocurra cuando esa es la primera razón por la cual la mujer está tomando la píldora?

Aquí es cuando las cosas se vuelven complicadas.

El impacto de la píldora en la producción de fluido cervical

El profesor Erik Odeblad es uno de los primeros científicos que usa la tecnología de las imágenes por resonancia magnética (IRM) para propósitos médicos. Siendo un médico sueco, profesor e investigador nacido en 1922, pasó la mayor parte de su vida estudiando y explicando la secreción de fluido cervical: los diferentes tipos de fluido para cada etapa del ciclo de la mujer y de su vida, y su función y su composición.

Uno de los descubrimientos fue mostrar que hay diferentes tipos de moco, los cuales llamó G, L y S. Cada uno tiene una función diferente y es secretado por diferentes criptas cervicales (las bolsas de revestimiento del cérvix) en diferentes momentos. Por ejemplo, inmediatamente después de la pubertad, una mujer joven tiene abundancia de criptas S, y conforme entra en edad, el número disminuye y se reemplazan por criptas tipo L. El moco de criptas S es el tipo de moco esencial para la fertilización: permite el paso de espermatozoides y entonces los transporta y nutre.

Lo que el Dr. Odeblad encontró fue que “por cada año que se toma la píldora, el cérvix envejece un año adicional”. Él explica que: “Si una mujer toma la píldora de 10 a 15 años y luego deja de usarla para lograr el embarazo, puede tener algunas dificultades”.

En palabras simples, una mujer de 20 años que consume la píldora por 10 años puede terminar con el cérvix de una mujer de 40 años con un 20% de criptas S en lugar de entre 40% y 50% [que sería lo normal de su edad]. Puede tomar mucho más tiempo para el cérvix, y especialmente para las criptas S, volver a funcionar nuevamente después de que una mujer deja de tomar la píldora. Su cérvix puede que nunca recupere las capacidades perdidas.

Para empeorar el asunto, si ella toma clomifeno pensando en que aumentará sus posibilidades de quedar embarazada, causará lo opuesto: un efecto secundario conocido de esta droga es que reduce la producción de fluido cervical. Lo que necesita es una evaluación rigurosa de su ovulación y de su producción de moco.

Por qué es más importante hoy

En la actualidad las mujeres están esperando más tiempo para iniciar sus familias que en el pasado. En 1970, la mayoría de las mujeres tenía su primer embarazo iniciando sus 20; el promedio de edad para el nacimiento del primer hijo era de 22 años. Hoy, este ha aumentado a 26,4 años de vida; más mujeres están retrasando su primer embarazo para después de los 30 años. El porcentaje de edad para el primer nacimiento para mujeres mayores de 30 pasó de uno de cada diez in 1970 a casi uno de tres en 2014.

Si estas mujeres tomaron la píldora (como muchas lo han hecho), no es sorprendente que experimentasen más dificultades para quedar embarazadas. Como el cérvix puede llegar a tomar un año para recuperar una producción funcional de moco, a muchas parejas se les puede indicar que tomen procedimientos médicos drásticos, como la FIV, un proceso difícil emocional y económicamente. Si hubiesen esperado o encontrado otras maneras para mejorar la producción del moco cervical, podrían haber resuelto su problema. Una buena noticia: un embarazo rejuvenecerá el cérvix entre 2 a 3 años adicionales.

Y les doy la primicia: como resultado de tomar la píldora por un tiempo prolongado, una mujer puede que no pueda concebir hasta por un año, lo que le hace pensar que es infértil, ¡cuando no lo es! Sin duda, su fertilidad está dañada, pero lo que realmente hará la medicación para estimular la ovulación es agravar el problema.

He aquí otra grandiosa razón por la cual las mujeres jóvenes, que esperan quedar embarazadas algún día, deberían evitar anticonceptivos hormonales del todo y usar un método basado en el conocimiento de la fertilidad (MBCF). Este tipo de métodos no solo les ayudará a preservar su fertilidad, sino que también, el conocimiento que adquieran a través de la capacitación con un MBCF, a la hora que quieran lograr el embarazo, le ayudará a las parejas a conseguir ese objetivo más rápido y de manera más sencilla.

Otras lecturas acerca de este tema:

http://www.naturalfamilyplanning.ie/effects-of-the-pill/

https://biozhena.wordpress.com/2010/06/27/about-atrophy-reproductive-aging-and-how-it%E2%80%99s-really-not-nice-to-fool-mother-nature-%E2%80%93-or-with/

[i] The Discovery of Different Types of Cervical Mucus and the Billings Ovulation Method, Erik Obledad, Emeritus Professor, Dept. of Medical Biophysics, University of Umeå, Sweden,  Bulletin of the Ovulation Method Research and Reference Centre of Australia, 27 Alexandra Parade, North Fitzroy, Victoria 3068, Australia, Volume 21, Number 3, pages 3-35, September 1994.

[ii] First Births to Older Mothers, 1970-86 – NCBI https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1349777/pdf/amjph00238-0089.pdf  and First Births to Older Women Continue to Rise , NCHS Data Brief No. 152, May 2014 by T.J. Mathews, M.S.; and Brady E. Hamilton, Ph.D. https://www.cdc.gov/nchs/products/databriefs/db152.htm

This article is a Spanish translation of an article that was originally published in English here: “Does the Pill Cause Infertility? Yes and No.” It was graciously translated by Ana Lucia Sequeira. 

Posted by Gerard Migeon, Founder & CEO Gerard Migeon

Comments are closed.